La UCV vence sombras de enfermedades a nivel nacional

La UCV es la única productora nacional de sueros antiescorpiónicos y antiofídicos, produce y vende fórmulas magistrales y cosméticas, y alberga el único servicio público de producción de vacunas en Venezuela.

Desde vacunas hasta productos cosméticos, la ciudad universitaria produce a una escala importante una amplia variedad de productos médicos y farmacéuticos que son aprovechados por muchas personas no sólo dentro de la UCV, sino también a nivel nacional.

La Ciudad Universitaria de Caracas es, en primer lugar, el único lugar público en todo el país donde se producen vacunas. Esta labor se hace específicamente en el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel, que es productor nacional de vacunas como toxoide y trivalente; y pronto se tiene pensado ampliar esta producción y llevarla a nivel internacional mediante la construcción de una nueva planta de vacunas (que la construcción de esta planta esté rodeada del misterio y los retrasos que se han hecho típicos en casi todo lo relativo a políticas públicas en Venezuela, es otro tema).

En segundo lugar, en la Facultad de Farmacia de la UCV se realiza la producción de sueros antiofídicos y antiescorpiónicos. Esto se realiza en el Centro de Biotecnología, de la mano del Dr. Héctor Scannone.

Finalmente, La Facultad de Farmacia cuenta con servicios de elaboración y dispensación de fórmulas médicas magistrales y fórmulas cosméticas que están al servicio no sólo de los estudiantes, profesores y todas aquellas personas que hacen vida dentro de la UCV, sino también de todos los venezolanos que deseen conseguir medicamentos y fórmulas a precios sumamente baratos.

Las vacunas en la Ciudad Universitaria

La nueva planta de vacunas lleva casi una década en construcción

El Instituto de Higiene es actualmente el único productor público de vacunas bacterianas y virales de uso humano y veterinario a nivel nacional. De acuerdo con la Dra. María Manes, trabajadora del Departamento de Gerencia Sectorial de Producción, esto se hace de manera artesanal y es por esto que del seno de los trabajadores del INHRR y con el apoyo del Estado Venezolano surgió la iniciativa de ampliar la producción a nivel industrial.

La Dra. Manes indica que los médicos del departamento han estado muy ligados a la construcción de esta planta que, a pesar de todos los retrasos presentados y las informaciones confusas por parte de los funcionarios del gobierno, se espera que comience a funcionar pronto, primero con las funciones administrativas, luego envasando productos tanto nacionales como internacionales, y después produciendo vacunas de manera industrial a gran escala que permitan a el INHRR posicionarse como el primer productor de vacunas en Latinoamérica.

Esta producción masiva que se tiene prevista con el comienzo del funcionamiento de la nueva planta de producción de vacunas, según la Lic. Elsy Torres, enfermera de la Organización de Bienestar Estudiantil de la UCV, beneficiará a esta organización que, regularmente aplica vacunas (hasta ahora traídas desde el exterior) a la comunidad UCVista de manera gratuita.

La UCV lucha sola contra serpientes y escorpiones

El Centro de Biotecnología de la Facultad de Farmacia de la UCV es el único productor a nivel nacional de sueros antiofídicos (suero crotálico, contra picadas de serpiente cascabel y suero polivalente, que incluye protección contra serpientes mapanare) y sueros antiescorpiónicos. Y aquí sí que ya no hablamos de productores públicos o privados; la Facultad de Farmacia es el único lugar en toda Venezuela donde se producen  antídotos para serpientes y escorpiones.

Este departamento elabora y distribuye estos sueros desde el año 1985 y está suscrito a la Fundación UCV, pero es autofinanciado; es decir, no recibe apoyo económico de la UCV para su funcionamiento.

Además, desde el año 2002 comenzó a funcionar BIOTECFAR en el piso 8 de la Facultad de Farmacia, que está encargado únicamente de comercializar los productos del Centro de Biotecnología.

Entonces, este departamento produce sueros para la picadura de escorpiones y de las serpientes venenosas más comunes en el país, a excepción de la Coral y los suministra tanto a hospitales y clínicas como a personas particulares. Sin embargo, de acuerdo con el Lic. Luis Rondón, jefe de compras de BIOTECFAR, la mayor parte de la producción va destinada al Ministerio del Poder Popular para la Salud que, a su vez, se encarga de hacer la distribución a nivel nacional.

Lo ideal sería que el Ministerio se encargara de garantizar este suministro a, por lo menos, los hospitales de referencia para este tipo de picadas (En Caracas, por ejemplo, es el Hospital de Coche). Sin embargo, esto no sucede siempre de manera idónea y es por esto que personas particulares suelen comprar estos productos.

Una estudiante de Comunicación Social de la UCV, Bárbara Fajardo, cuenta que una vez fue picada por un escorpión en su casa y tuvo que dirigirse directamente a la UCV para conseguir el suero ya que ni siquiera en Coche lo tenían en existencia. Para cuando llegó a la UCV, después de haber recorrido varios hospitales, los médicos le dijeron que si ya no le había sucedido nada, no era necesaria la aplicación del suero, pero que tomara precauciones ya que lo típico es que, si ya fue picada una vez, la próxima vez el veneno corra más rápidamente.

De este caso hay dos puntos importantes para reflexionar en cuanto al suministro de sueros antiescorpiónicos. El primero tiene que ver con el hecho de que si la picada hubiese sido más grave, la alumna Fajardo hubiese muerto en la búsqueda de un antídoto; y el segundo con que, en base a esto, debemos analizar la importancia del debido apoyo del Ministerio en cuanto al suministro de estos productos médicos. La ciudad universitaria no puede, por ser la productora de los sueros, ser la única con disponibilidad de éstos.

Todo esto lleva a que, según en Lic. Rondón, campistas, excursionistas y otras personas que puedan situarse en situaciones de riesgo ya sea por las actividades que realizan o por el lugar donde viven, se dirijan constantemente a BIOTECFAR a adquirir los sueros antiofídicos y antiescorpiónicos producidos allí.

Hay que resaltar que, a pesar de que se realiza la venta a personas particulares, tanto él como la Dra Mariana Cepeda, Gerente de Producción del Centro de Biotecnologí, exhortan fuertemente a que las personas no se apliquen a sí mismas estos productos. Esto se debe, principalmente, a que el tamaño de la dosis necesaria dependerá de muchos factores a determinar por los médicos (por ejemplo, si la serpiente que pica ya había comido, la dosis necesaria es menor). Las personas que compran antídotos en BIOTECFAR deben dirigirse, en caso de picada, al centro médico más cercano a que les sean aplicados.

Finalmente hay que resaltar que, de acuerdo con la Dra. Cepeda, los sueros producidos en la UCV son de reconocimiento a nivel internacional por su alta calidad.

El fantasma de FACFAR

En el sótano de la Facultad de Farmacia de la UCV también se encuentra FACFAR que, en teoría, se dedica a la producción y comercialización de medicamentos en diversas presentaciones, como tabletas, cápsulas y jarabes y está suscrito a la Fundación UCV. Sin embargo, quien se acerque a esta ubicación encontrará instalaciones en ruinas llenas de cucarachas y un par de secretarios que, más que dar información sobre esta empresa que, según la página web de la UCV, sigue en funcionamiento, remiten a las personas a los otros departamentos productores de medicamentos de la Facultad de Farmacia; ya sea a BIOTECFAR, o a los servicios de fórmulas magistrales que, entre otros, producen medicamentos en tabletas, cápsulas y jarabes.

Fórmulas magistrales UCVistas

El departamento está en el piso 1 de la Facultad de Farmacia

Estas fórmulas específicas (fórmulas magistrales), deben ser solicitadas con récipe médico y, de acuerdo con la Dra. Leda Orejarena, trabajadora del servicio, tienden a ser medicamentos que no se consiguen en la calle.

Por ejemplo, si un niño necesita Captopril, la dosis comercializada en la calle suele ser muy alta. Entonces el personal del departamento se encarga de, por medio de un proceso de transformación físico-química, hacerlo adecuado para el paciente a través de suspensiones dosificadas.

Por supuesto, también se venden muchos productos comunes sin necesidad de récipe médico, y la variedad es amplia. Se comercializan productos que van desde jarabes para la tos, champú anti piojos y lágrimas artificiales hasta cremas para las várices y protectores solares. Estos productos están a disposición de todos los venezolanos interesados a muy bajos precios.

Este servicio, cabe destacar, también es auto financiado y se mantiene en base a las ventas. No se encuentran en el presupuesto ordinario de la universidad pero sí colaboran no sólo por medio del costo del espacio, sino también a través de la investigación y la formación, ya que en el servicio de Fórmulas Magistrales se dictan cursos de pre grado, post grado y se realizan pasantías.

Fórmulas Cosméticas 

La Facultad de Farmacia de la UCV también cuenta con un  departamento que elabora fórmulas cosméticas. En el quinto piso del edificio de la Facultad, desde 1983 ha funcionado ininterrumpidamente el Servicio de Elaboración y Dispensación de Fórmulas Magistrales de Productos Cosméticos.

Según la información que ofrecen en el pequeño recinto, los objetivos de este departamento son presentar al consumidor cosméticos medicados de fácil adquisición, alta calidad y bajo costo, además de colaborar con los médicos especialistas en dermatología, cirugía plástica, alergología y pediatría ofreciéndoles a sus pacientes determinados productos cosméticos, en una concentración determinada que vaya acorde a la sintomatología y afecciones que estos presenten.

El departamento ofrece productos como: ablandador de barba, aceite para masajes, champú anticaspa, champú con proteínas, crema despigmentante, cremas hidratantes para cara y cuerpo, jabón neutro, tónico capilar, desodorante líquido, extracto de aloe vera, gel exfoliante, tónico facial astringente, base para maquillaje y una gama de protectores salares en diferentes presentaciones.

A pesar de que este es un servicio que no sólo se presta a la comunidad UCVista, sino también al público en general, el horario de atención está determinado por los horarios de clase ya que el personal que labora en el departamento de elaboración y dispensación de estas fórmulas da clases en los salones contiguos, lo que limita el horario de información y condicionan la atención al público rápida, suele ser remediada con los pendones y trípticos informativos que están dispuestos en la taquilla de atención.

¿Competencia inter-departamental?

Aunque son dos departamentos pertenecientes a la Facultad de Farmacia de la UCV, los servicios encargados de la producción de fórmulas médicas magistrales y fórmulas cosméticas magistrales funcionan de manera independiente, tanto con respecto al presupuesto de la facultad y universidad (ambos son autofinanciados y se mantienen en funcionamiento gracias al dinero derivado de las ventas), como con respecto el uno del otro. La producción y ventas de uno no tiene que ver con la del otro.

Es interesante, entonces, notar que hay cierta coincidencia entre los productos que se venden en uno y en otro. Aunque obviamente están dedicados a distintos tipos de producción, cuando los límites entre lo concerniente a cada uno se acercan, se hace difuso qué corresponde a cada uno.

Por ejemplo, ambos servicios producen protectores solares, jabones de ph neutro y agua de rosas, lo que parece indicar que ambos departamentos de producción pertenecientes a una misma facultad se hacen competencia.

Esto tendría relevancia presupuestaria real si recibieran aporte económico de la universidad para producir innecesariamente de maneras separadas un mismo producto, pero ya que son autofinanciados, la pregunta se orienta hacia la falta de comunicación y acuerdo entre dos departamentos cercanos y pertenecientes a una misma facultad; ¿No sería más conveniente que a costa de que alguno de éstos dejara de producir los mismos productos que el otro, se produjeran otros y así, se diversificara aun más la oferta de medicamentos y fórmulas por parte de la universidad?

De cualquier modo, la Ciudad Universitaria de Caracas proporciona a todos los venezolanos servicios de producción de una amplia gama de medicamentos de alta calidad que, a pesar de que día a día son aprovechados por muchos y colaboran con el bienestar del país, son desconocidos por muchos otros, incluso dentro de la comunidad universitaria.


Anuncios

Acerca de adriag91

B.A. in Mass Communication with focus on editorial design and a M.A in Marketing. I'm a venezuelan living in Spain.
Esta entrada fue publicada en Periodismo III. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s